Familias huyen de sus hogares en Cali por la violencia

Jan. 21, 2013 at 5:45 AM   |   0 comments

CALI, Colombia, ene. 20 (UPI) -- Ahora Marta es una mujer que duerme en un sitio con nombre de pájaros, pero allí dijo El País, no se escuchan cantos de aves, ni viento, ni nada.

Solo su voz. La voz de Marta tiene un sonido triste, como una guitarra con una cuerda destemplada. Hace dos semanas le mataron a un hijo. Era contratista de una empresa de telefonía celular, tenía 34 años y tres niños. Pasó en su propia casa. Allí le dispararon. Estaba en una fiesta y en medio de la celebración algo salió mal, hubo una discusión.

El muchacho de Marta, pensando en sus hijos, decidió marcharse. Irse a su casa. Darle un beso a sus niños. Pero no alcanzó: Los hombres lo siguieron, le dispararon. Después de eso Marta decidió irse. Llevar los que le queda de su vida en una maleta. Ahora ella está refugiada a las afueras de Cali en un lugar con nombre de pájaros. Es una desplazada.

Su drama, sin embargo, no ocurrió en la selva del Chocó o en las montañas antioqueñas o en la sabana cordobesa o en tierra caucana. Al hijo de Marta no lo mataron paramilitares, ni lo asesinó la guerrilla. Su casa tampoco quedaba en la mitad de un cultivo de coca. Marta está desplazada adentro de esta ciudad. A una hora del que fue su hogar.

LATAM: Reporte

(ega)

© 2013 United Press International, Inc. Todos los derechos reservados.
Únete a la conversación