Los dólares se van de los bancos de Argentina

Nov. 10, 2012 at 12:10 PM   |   0 comments

BUENOS AIRES, nov. 9 (UPI) -- La cifra ya es oficial: en apenas un año, los depositantes privados sacaron de los bancos la mitad de los dólares que mantenían allí depositados, consignó el diario La Nación.

Lo anterior, hasta la puesta en vigor del detallado control a la demanda de divisas que terminaría, meses después, en la imposición del cepo. Es decir, se llevaron uno de cada dos dólares que intentaban mantener allí a resguardo. "La proporción seguramente es más alta entre los ahorristas, porque hay que recordar que la estadística incluye los depósitos en dólares de las empresas, muchos de los cuales se mantienen por cuestiones operativas", explicó un consultor que reclamó anonimato, al calcular que ya dos tercios de los depositantes particulares habían optado por sacar sus dólares de las cuentas bancarias.

Los datos liberados ayer por el Banco Central (BCRA) permiten concluir en que el stock de este tipo de colocaciones se redujo a la mitad en un año, al caer de los US$ 14.833 millones (al 28/10/2011) a los US$ 7873 millones en el último día hábil de octubre de este año (-47,5%). El drenaje sigue hasta estos días. De hecho, en la semana que fue del29 de octubre al 2 de noviembre se fugaron otros US$ 34 millones (a razón de US$ 7 millones por día).

El stock total de dólares privados bajo administración de los bancos se retrotrajo así a niveles que no mostraba desde hace unos cuatro años (comienzo de diciembre de 2008), lo que permite concluir que el cepo destruyó en un año lo que tomó cuatro años construir. Quien mejor puede dar testimonio de los perjuicios que la pérdida de este atesoramiento produjo son las empresas exportadoras, que vieron desaparecer de golpe la oferta de los créditos para financiar ventas al exterior que estaban tomando a tasas de interés inéditas que llegaron a tocar el 1,5% anual, agregó La Nación.

LATAM: Reporte (drm)

© 2012 United Press International, Inc. Todos los derechos reservados.
Únete a la conversación