Estudio: Actividades intelectuales pueden desviar las adicciones

Julio 15, 2015 | 11:14 AM

BERKELEY, Calif., jul. 15 (UPI) -- Pasar tiempo haciendo actividades que estimulen el intelecto puede que ayude a parar o a prevenir adicciones, según un nuevo estudio con ratones.

Investigaciones previas han mostrado que la pobreza, el trauma, la enfermedad mental y otros estresantes ambientales y psicológicos pueden hacer a las personas más susceptibles a abusos de drogas. Los investigadores buscaron probar si estas influencias ambientales pueden ser contrarrestadas con algún tipo de intervención.

"Tenemos evidencia sobre comportamiento que mostró que la exploración y el aprendizaje alteraron sus sistemas de recompensas, por lo que cuando la cocaína fue probada hizo menos impacto en sus cerebros", dijo Linda Wilbrecht, una profesora asistente de psicología y neurociencia en la Universidad de California Berkeley, {link:en un comunicado de prensa. : "http://news.berkeley.edu/2015/07/13/brain-addiction/" target="_blank"}

Los científicos trabajaron con tres grupos de ratones: algunos quienes fueron expuestos a nueve días de entrenamiento cognitivo basado en exploración, incentivos y recompensas; algunos ratones recibieron recompensas sin tener que cumplir con un reto; y un tercer grupo se quedó en sus jaulas con dietas y actividades limitadas.

Los dos grupos de ratones que recibieron recompensas fueron puestos en una habitación por varias horas en un día, libres de hacer lo que quisieran. El grupo que recibió entrenamiento cognitivo pasó por varias actividades enriquecedoras y recibieron Honey Nut Cheerios como recompensa. Al otro grupo simplemente se le dio Cheerios.

Semanas después de que el entrenamiento fue completado, los investigadores pusieron a cada grupo de ratones en habitaciones anexas con la opción de ir a cualquiera de ellas. Los científicos observaron cuál habitación cada ratón prefirió, y luego cambiaron su preferencia dándoles cocaína en el área que no preferían.

Semanas más tarde, cuando los ratones fueron colocados en habitaciones adyacentes, todos retornaron a la primera área donde estaba la cocaína. Mientras pasaba el tiempo, los ratones que habían sido sometidos a actividades cognitivas, mostraron menos preferencia por la habitación donde estaba la droga.

"Nuestra información es emocionante porque sugiere que la experiencia de aprendizaje positivo, a través de la educación o recreación en un ambiente estructurado puede moldear y desarrollar circuitos en el cerebro para construir resistencia en individuos en riesgo", Wilbrecht dijo, "y que hasta intervenciones cognitivas cortas pueden ser algo protectoras y duran relativamente mucho tiempo".

El estudio está publicado en Neuropharmacology.

share on facebook   Share on Facebook
share on twitter   Share on Twitter