search
search

Gendarme argentino atropella y mata a indígenas

  |   dic. 12, 2012 at 1:30 AM
BUENOS AIRES, dic. 10 (UPI) -- Celestina Jara, de 49 años, y su nieta Natalia, de 10 meses, miembros de una comunidad originaria Qom de Formosa, murieron atropelladas el domingo pasado por un auto que conducía el gendarme Walter Cardozo.

Así lo consignó el diario Página 12, y que al respecto explicó que las víctimas viajaban en moto con Ricardo Coyipe, pareja de la fallecida, quien denunció: "Estaba debajo del auto, con las piernas heridas. Cuando vi venir al gendarme pensé que me iba a auxiliar. Pero, sin embargo, me dio una trompada y patadas en el estómago". El hombre desestimó que se hubiera tratado de un accidente. "Fue un homicidio", afirmó.

El diario El Litoral, por su parte, añadió que el hecho ocurrió en la comunidad Misión Tacaaglé y según coincidió otro conocido líder qom, Félix Díaz, "Cardozo después de atropellarlos se bajó del auto y en vez de auxiliarlos pateó al hermano". El juez Gabriel Garzón, el mismo que acudió durante la represión a los qom el 23 de noviembre de 2010, se presentó en el lugar y caratuló la causa de "Homicidio Culposo", es decir, casual. Ricardo Coyipé había participado de la protesta en la ruta 86, el 23 de noviembre de 2010 y quedó con muchas secuelas por las heridas recibidas durante la brutal represión, cuando reclamaban el territorio ancestral que les quitaron. Félix Díaz, de la comunidad qom, habló con Ricardo Romano de la fuente citada y dijo que "el gendarme Cardozo es de la zona" y "conoce a Coyipé".

Agregó que "fue un acto totalmente intencional, fue intento de homicidio porque Cardozo después de atropellarlos se bajó del auto y en vez de auxiliarlos pateó al hermano. Siento mucho dolor porque nos tratan de esta forma, mucha impotencia, mucha injusticia, porque en vez de ser escuchados nos tratan de esta manera, tratan de matarnos y nos discriminan. En el reclamo territorial hay muchos intereses creados entonces nos presionan de esta manera, hasta matándonos, para que abandonemos la lucha, pero nunca dejaremos esta lucha porque la sangre que se derrama es muy valiosa y ya nunca se podrá retroceder. Porque la vida no tiene precio, porque es igual que la tierra y la tierra es la vida misma para nosotros", finalizó.

LATAM: Reporte (drm)

© 2012 United Press International, Inc. Todos los derechos reservados.