search
search

En Argentina Tumini desvirtúa acusaciones sobre saqueos

  |   dic. 22, 2012 at 5:15 PM
BUENOS AIRES, dic. 21 (UPI) -- El dirigente del Movvimiento Libres del Sur, Humberto Tumini, desvirtuó las acusaciones del gobierno respecto a la autoría intelectual de los saqueos registrados en las últimas horas.

En las últimas 48 horas se han producido nuevamente asaltos a supermercados por parte de pobladores de bajos recursos, a juzgar por las profusas imágenes televisivas. Empezaron en Bariloche, continuaron luego en Rosario y, particularmente, en el gran Buenos Aires. ¿Cuál fue la respuesta del gobierno nacional frente a esta situación? Abarcó un amplio abanico de lenguaraces. Desde el ex menemista Pichetto que, fiel a su historia política, dijo rápidamente que eran "extremistas de izquierda", "anarquistas" y/o "indigenistas duros", al gobernador de Río Negro que apuntó a "bandas de narcotraficantes". Del inefable vice ministro de Seguridad Sergio Berni al ex progresista jefe de Gabinete Abal Medina, que no dudaron en acusar de los desmanes a Moyano, Michelli y al Movimiento Barrios de Pie.

En resumidas cuentas, parodiando a muchos gobiernos pasados de nuestra querida Argentina, ahí nomás los funcionarios K buscaron los responsables en difusas y diabólicas organizaciones, y en los opositores. Recordemos, por ejemplo, que Onganía dijo en su momento -sin sonrojarse- que en el Cordobazo habían actuado activistas cubanos; sí, cubanos aunque no se crea. Como así también las veces que en tiempos más cercanos, en los años noventa, los gobernantes de turno acusaban a Sendero Luminoso de cuanto conflicto estallaba por estos pagos. Esta actitud del kirchnerismo hoy, del menemismo ayer, de los militares anteayer, proviene del mismo manual. Se la conoce como la política del tero: poner los huevos en un lado y gritar por el otro.

Para no irnos muy atrás y hablar del presente, digamos que este gobierno viene ocultando sistemáticamente la pobreza a través de las cifras del INDEC. Dicen que han logrado hacerla descender a cifras de un dígito, y que al mismo tiempo casi ha desaparecido la indigencia. El país de las maravillas de Cristina. Sin embargo, sabido es que cualquier medición seria nos dice que al menos el 25 por ciento de la sociedad es pobre; también que eso incluye un 40 por ciento de los menores del país, y que cerca de dos millones de personas tienen dificultades para alimentarse, con 6 pesos por día no lo logran.

Pero esa realidad no existe para la administración K, su relato es siempre inverso. De allí que, en lugar de aceptar que en el trasfondo de estas situaciones como las de ayer y hoy está la Argentina de carne y hueso, esa que ellos en diez años no han modificado en esencia, y ver cómo hacen para resolver los problemas, son rápidos para la acusación y el macartismo.

LATAM: Reporte (drm)

© 2012 United Press International, Inc. Todos los derechos reservados.