Una camarera de Nueva York recibe 3.000 dólares de propina

Mayo 1, 2015 | 1:13 PM

NUEVA YORK, N.Y., may 1 (UPI) -- Una persona que dejó en una cena una propina de 3.000 dólares a una camarera en Nueva York para que no fuera desalojada de su vivienda, dijo que fue inspirado por un evento trágico que sobrevino un ex profesor.

El hombre que fue a cenar, que pidió ser identificado sólo como Mike, dejó alrededor de 6.800% de propina en su cuenta de 43,50 dólares para la camarera, que tampoco quiso ser identificada, que le había servido frecuentemente en el restaurante Times Square.

"Esta mujer ha estado sirviéndonos por casi un año. Ella es una persona simpática, y nos hablaba de cómo recibió una orden de desalojo el mes pasado", dijo Mike a ABC News. "Yo también había estado pensando por mucho tiempo en el proyecto de mi profesor y su fundamento, y pensé que era el momento apropiado".

Mike dejó una nota para la camarera explicando que estaba inspirado por una tragedia que le pasó a un ex profesor.

La nota decía:

"Gracias por tu amabilidad y humildad, Mi profesor en escuela intermedia tuvo una experiencia muy difícil hace unos años que me ha motivado a hacer esto. Mis únicas peticiones son:

1.) Ve a ReesSpechtLife.com para saber más.

2.) No dejes que el 'Pagando de vuelta' finalice contigo.

3.) Dado que es por la idea y no sobre tí, o yo, si decides compartir esto, no uses ninguno de nuestros nombres.

Gracias por estar por aquí para todos mis shows en Broadway y afuer. Espero que algún día alguien tanto amor y alegría en el mundo como la que tú das"

El profesor de octavo grado de Mike, Richard Specht de Sound Beach, N.Y., fundó ReesSpechtLife.com luego de que su hijo de 22 meses de nacida, Richard Edwin-Ehmer "Rees" Specht, se ahogara en el patio de la casa de la familia dos días antes del Huracán Sandy en el otoño de 2012. La página web insta a los lectores a realizar un tributo a Rees haciendo actos de amabilidad y "pagando de vuelta".

Specht dijo que estaba honrado cuando la camarera lo contactó para contarle sobre la propina.

"Vi la propina de 3.000 dólares y no lo registré en primer lugar porque sabes que las personas comparten los actos de amabilidad con nosotros en todas partes", dijo Specht a WPIX-TV. "Este hombre joven solía venir a mí para hablar y yo recuerdo muchas de nuestras conversaciones que tuvimos en el transcurso de aquel año, pero pensar que alguien que tuve hace una década honraría a mi hijo pequeño o incluso se acordaría de su profesor de ciencia de octavo grado de alguna manera me sorprende".

share on facebook   Share on Facebook
share on twitter   Share on Twitter