China refuerza medidas para prevenir segunda oleada de infecciones

Aabril 9, 2020 | 7:03 PM
Los voluntarios chinos se aseguran de que los visitantes de un parque usen máscaras faciales en medio de informes de una disminución en la amenaza de COVID-19 en Beijing el martes. Foto de Stephen Shaver / UPI
Los voluntarios chinos se aseguran de que los visitantes de un parque usen máscaras faciales en medio de informes de una disminución en la amenaza de COVID-19 en Beijing el martes. Foto de Stephen Shaver / UPI

April 9 (UPI) -- China ha reforzado las medidas para prevenir un segundo surgimiento de las infecciones por coronavirus ocasionadas por casos asintomáticos y por aquellos que ingresan al país desde el extranjero.

La nación asiática, centro de la pandemia mundial, ha visto una drástica disminución en los nuevos casos desde su pico de casi 4.000 infecciones por día a principios de febrero hasta reportar un sólo dígito en infecciones locales desde mediados de marzo.

Sin embargo, el país ha estado registrando un número creciente de casos importados durante las últimas semanas y el jueves, la Comisión Nacional de Salud de Beijing, dijo que de sus 63 nuevos casos durante el día anterior, 61 provinieron del extranjero para un total de 1.103 casos desde el brote que comenzó en su ciudad central de Wuhan en diciembre.

En respuesta, China ha cerrado todos los puntos de control de la frontera terrestre con Rusia. La embajada china en Moscú dijo en un comunicado el miércoles por la noche, que todos los puertos de entrada entre los dos países quedaban "temporalmente cerrados".

La medida fue implementada cuando Heilongjiang, la provincia más al norte de China que limita con Rusia, informó el miércoles acerca de 40 nuevos casos de coronavirus importados, todos ingresados al país desde su vecino del norte, informó Xinhua.

La provincia también registró 23 pacientes asintomáticos importados de Rusia, para un total de 154 de esas infecciones en el país. La Comisión Nacional de Salud reportó 56 casos asintomáticos para todo el país durante el miércoles. China sólo comenzó a informar casos asintomáticos el 1 de abril y ha registrado 1.104 de estos casos, más de 360 de los cuales fueron importados.

Para detener el aumento de los casos de infecciones en las que los pacientes no presentan síntomas, el Consejo de Estado de China aprobó recientemente medidas para fortalecer la vigilancia de dichos pacientes.

El miércoles, el país publicó las nuevas reglas que obligan a todas las instituciones médicas y de salud a informar acerca de todas las infecciones asintomáticas dentro de las dos horas posteriores a la detección. Los condados deben investigar todos los contactos cercanos dentro de las 24 horas.

Los casos asintomáticos también se colocarán en cuarentena durante 14 días y sólo serán dados de alta después de la expiración de ese período y una vez que se realicen dos pruebas COVID-19 negativas.

Las infecciones totales en China aumentaron a 81.865 y su número de muertos por el virus aumentó en dos durante el miércoles a 3.335, según datos de la comisión.

Las nuevas cifras se produjeron un día después de que se levantara el cierre de Wuhan, que puso fin a una cuarentena de casi ochenta días de la ciudad de 11 millones de personas.

Mientras China intenta prevenir un segundo aumento de infecciones, algunos países vieron progresos en sus batallas contra el COVID-19.

En Nueva Zelanda, la primera ministra Jacinda Ardern marcó el punto medio del cierre de un mes del país, declarando durante una conferencia de prensa el jueves, que están "doblando una esquina", dijo que sus ciudadanos estaban salvando vidas y que habían evitado miles de infecciones al quedarse en casa los últimos 15 días. La nación insular reportó 23 casos confirmados de COVID-19 y seis infecciones probables durante el jueves, aumentando su total a 1.239 pacientes con coronavirus y una muerte. Fue la cuarta caída consecutiva en los casos.

Ardern dijo que antes del inicio del bloqueo a fines de marzo, los modelos mostraban que Nueva Zelanda estaba en una trayectoria similar a la de España e Italia, que tienen el segundo y el tercer mayor número de casos de infección en el mundo.

Pero instó a los residentes a seguir las reglas para evitar que el virus resurja. "Esto va a ser un maratón", dijo.

Como parte de la prevención de nuevos casos, Ardern anunció que a partir de la medianoche todos los neozelandeses que aborden vuelos para regresar a casa deberán someterse a una cuarentena de 14 días en una instalación aprobada por el gobierno.

"Como nación insular, tenemos un claro avance en nuestra capacidad para eliminar el virus, pero nuestras fronteras también son nuestro mayor riesgo", dijo.

Los extranjeros tienen prohibido ingresar al país desde el 20 de marzo.

A nivel mundial, el número de infecciones aumentó a casi 1,5 millones el jueves por la mañana y casi 88.500 muertes, con Estados Unidos como el nuevo epicentro del virus con más de una cuarta parte de todas las infecciones, según un rastreador en vivo del virus de la Universidad Johns Hopkins con datos suministrados por el gobierno y por datos médicos.

share on facebook   Share on Facebook
share on twitter   Share on Twitter